16/08/2016

A POR LOS SIGUIENTES 30

Cuaderno de bitácora.
Sansenxo, 12 de agosto del año de nuestro señor 2016.

 

Toda historia tiene un comienzo, y el nuestro arranca en el momento en que Anne Bonn –también conocida por Anita Dinamita, Cuadri, Anuchi…– fue capaz de congregar a un estupendo grupo de grumetes llegados desde todos los confines de España, para emprender desde Sansenxo la más emocionante de las aventuras en la historia de los mares.

Por supuesto acudimos raudos y veloces a su llamada sin dudarlo un instante, porque si para los gallegos su mayor Estrella es la de Galicia, nosotros íbamos con nuestra propia Estrella que no es otra sino Anita, que para algo refulge como el mismo sol y su simpatía y cariño embriagan más que el lúpulo fermentado de la marca coruñesa.

Un Faro, concretamente el de Salazón, nos sirvió de Isla Tortuga, dándonos cobijo, agua caliente, y un estupendo suelo –donde poder hacer la croqueta muy a gusto, e incluso tumbarse uno un rato a pensar en sus cosas para dentro, con los ojos cerrados y de manera muy reflexiva–, amén de habernos enseñado a algunos a compartir un baño entre 7 marineras y marineros de manera ordenada, y por momentos hasta pacífica.

Las travesías nocturnas nos llevaron a colonizar nuevos territorios y hacerlos nuestros a golpe pulpo, puntillas, pimientos de Padrón (y de una extraña cena en la que todos los platos eran naranjas, sin tener todavía muy claro el por qué), todo ello regado por los más diversos licores.
Varadero fue nuestro, y el Cany Playa tamb… bueno, lo del Cany decidid vosotros si llegamos a conquistarlo porque tengo algunas pequeñas lagunas debido, sin duda, a la densa niebla que me atrapó a altas horas de la noche… Pero estoy seguro que dejamos también nuestra impronta, porque si algo me ha quedado claro durante estos tres días es que nos hemos juntado una tripulación de lo más enrollada y dispuesta a pasárselo bien –a pesar de venir desde las más diversos naos–, siguiendo las ordenes de nuestra capitana.

Pero si las travesías nocturnas fueron divertidas, las diurnas aun más.
Playa Foxos es de esos sitios que si nos lo vendiesen como resort internacional, ahora mismo sería punto de referencia gracias a su belleza; y donde además fuimos recibidos con los brazos abiertos nada más llegar. Tanto, que fue el marco perfecto para que Anne Bonn nos regalase uno de los momentos del finde con su:

Ahora escucha mi historia, estoy contenta,
como sin darme cuenta llegue a los 30,
La invitación decía “Un barco… 3 días”,
y aquí estáis todos menos mi tía.

Fue el sitio donde encontramos a una camarera que al hacernos un Boomerang (ya no concibo las fotos de otra manera que no sea así) pareció que hubiese descubierto el fuego; y donde se demostró que el mundo es un pañuelo y que las historias de “intercambios” recorren los Siete Mares sin problema, independientemente del puerto de partida.

Y así llegamos al momento superlativo, al gran evento, allí dónde todos querían estar… embarcar en el Costa Cogorcia (y su Perla Negra)!!
Al grito de al abordaje, y con la capitana Bonn en cabeza, nos dispusimos a surcar las aguas gallegas con la más firme de las intenciones de dominar, bajo nuestra bandera, todo el terreno colonizable que encontrásemos a nuestro paso, aunque para ello hubiese que darse al pillaje, como buenos piratas que éramos.
Tras fondear: risas, bailes, pesca de bajura de Estrella Galicia, paseos por la quilla a quien se portase mal… Y todo con Anita ya convertida en la nueva y mejorada versión de “la Preysler”; lo cual junto a la presencia de toda su tripulación haciendo piña a su alrededor, hizo de ella una de las personas más felices que yo he visto en mi vida.

Caro O’Malley, Andrés Barbarroja, Black Luigi, Lau DawkinsBuccaneer Tere, Ines Jones, Ali Roberts, Josete Sparrow, Kati Legs, Mery Read, Pablichi Morgan, No-Eyes Carol, Pau Barbossa, Bloody Paula, Miguel Captain Kidd, Marta Sawnn, Juana Elizabeth, Peter Turner, Harold Olonés, Capitana Anne Bonn, de parte de Paty Barbanegra, gracias por este finde tan increíble que hemos compartido. Ha sido un auténtico placer.
Sin duda alguna, la vida pirata es la vida mejor!!

Besos para ellas y un abrazo para los demás.
Se os quieres y lo sabéis.

P.D.: Me gustaría destacar que si antiguamente los marineros se anillaban la oreja cuando pasaban los Cabos de Hornos y de Buena Esperanza, nosotros quisimos crear nuestro propio sello, consistente en “puntos en ceja tras golpe con barra de sujeción al ir a amarrar, tras detención de barco en seco por parte del patrón”.
Lo único es que sólo hubo un valiente… Veremos si para Toscana 2017 alguno más se atreve.

(Visited 495 times, 1 visits today)
MATAR UN RUISEÑOR
BARCELONA '92

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *