09/04/2014

UN PERNOD, S’IL VOUS PLAIT

Me piden que escriba con dolor, que parece ser que es cuando el hipotálamo está completamente al descubierto, las emociones fluyen como un río de lava del Vesubio, y sale lo mejor de cada uno desde las mismísimas entrañas del alma.

Yo he sugerido que tampoco hace falta eso, sino que siempre se puede recurrir al Hada verde, como los bohemios franceses; y no, modernos del mundo, no me refiero al Jägermeister, sino a la absenta.

La verdad es que la simple idea de verme en cualquier café de París, levantar la mano para pronunciar las que puede que sean las únicas palabras que conozco en francés ,”Un Pernod, s’il vous plait”, y disfrutar del ritual de la preparación y degustación de la absenta, es sólo equiparable a lo que debía sentir cualquier inglés de bien en un fumadero de opio en el Londres victoriano.

Y con esto no me gustaría incitar ni a la bebida, ni mucho menos al consumo de opio, sino que recurro a ello, de forma poética, por ser dos de los típicos modos para conseguir inspiración, y porque he de reconocer que no me hubiese importado nada haber vivido ese París bohemio, lo más mínimo.

No sabría como explicarlo, porque cualquiera que me conozca pensará que soy lo más alejado a un bohemio que conoce; pero no sé, siempre se desea ser lo que nunca se será…

Según escribo esto, me estoy acordando de Midnight in Paris, que es esa obra maestra de Woody Allen –a quién volví a admirar cuando la vi, tras, y perdonen quien no esté de acuerdo, su trilogía inglesa y su Vicky-Crist… (no puedo ni pronunciar el título entero)–.
A lo que que iba, que divago, y me despisto… En esa película se habla justamente de “cualquier tiempo pasado fue mejor”, y en el que un escritor contemporáneo, consigue viajar al París de los años 20, que para él es el cenit en el mundo de las artes, y una vez allí descubre que para los coetáneos de esa época, no hubo años mejores que los de la Belle Époque de finales del XIX (bueno, la que hay, que tampoco es que haya una Belle Époque cada siglo…)

En definitiva, para cada uno siempre fueron mejor todas las épocas pasadas, antes que la que les tocó vivir, que es lo que he dicho antes de querer ser la persona que no se es.
Aunque creo que esto es un poco más por curiosidad que por verdadera convicción. Es un “cómo me gusta Madrid, pero sólo para estar unos días” (obviamente esto lo decimos los que no vivimos en el Foro, así que cada cual sustituya Madrid por la ciudad que desee).
Todo tiene su parte positiva y su parte negativa, sus pros y sus contras, su “ser Di Caprio, y que nunca te den el Oscar”.

Por lo tanto, mi consejo es que viváis la vida que os ha tocado vivir, porque no tenéis otra. Además, seguro que no es tan mala como os pensáis que es, sino que si hacéis un poco de memoria, seguro que está llena de grandes momentos, que hace que este preciso instante, si has evocado esos buenos recuerdos, estés esbozando una media sonrisa que te está alegrando el día.

Besos para ellas y un abrazo para los demás.
Se os quiere y lo sabéis.

P.D.: y por supuesto, otro consejo os voy a dar. No dejéis de leer a Magnifico Margarito, que además de estar enorme últimamente, seguro que encontraréis en él respuesta a muchas de vuestras preguntas.

(Visited 24 times, 1 visits today)
EN LOS CONFINES DE LA PLAYA
UNA ÚLTIMA VOLUNTAD, UN "MAÑANEO" MÁS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *