Hola amigos y amigas.
Bienvenidos todos después de un periodo vacacional, el cual espero hayáis disfrutado mucho todos.

Dicen que la Teoría más irrefutable, es la de la Relatividad de Einstein, que es ese señor que sale en muchas fotos con la lengua fuera.
Luego llego un tal Murphy y acuñó aquella otra Ley que dice que la fiesta siempre empieza a ponerse interesante y realmente divertida, justo en el preciso instante en que te vas, que es tanto o más verídica y real que la anterior.

Y desde hoy, yo quiero crear dos nuevas, las cuales espero que perduren en el tiempo y en el espacio.

1ª.- La Teoría del vacío

Cuándo se llena un bar si estás trabajando en él??
Justamente en el momento que a alguien se le ocurre decir aquello de “hoy no va a haber nadie”.
En ese preciso instante, es como si las puertas se abriesen de par en par, las bebidas corriesen por cuenta de la casa y todo esto se produjese justamente cuando los trabajadores salen de sus oficinas y los estudiantes de sus universidades.
El bar, antiguamente desierto, se convierte en un autentico terreno de batalla lleno de gente, en el cual además todo llegan sedientos y con más prisa que el conductor del AVE.

A esta teoría se le podría añadir un anexo el cual diría que la cantidad de gente también puede ser directamente proporcional al cansancio del camarero.
Cuanto más cansado está uno, más gente tiene que atender.

Es más demostrable aún, cuando ese comentario se le realiza a mi amigo Juan Arribas, alias “El Tío Calambres” (un abrazo, Juan).
De hecho, cada vez que me acerco a él para decirle algo, tiembla por miedo a oír salir de mi boca esas palabras.

Moraleja para los dueños de negocios: Contratad camareros cansados y llorad permanentemente por la falta de público.

2ª Teoría del efecto del fuego

Está es bastante más aplicable al público en general, y es aquella que dice que el autobús llega justo en el momento en que enciendes un cigarro.
Puedes haber estado esperando media hora en la parada, durante la cual lo único que ha pasado por delante de ella son salicores (que son esas bolas que salen rodando en las pelis del Oeste, para que luego digáis que no se aprende nada leyendo estas columnas), pero en el momento que el fuego del mechero toca la punta del cigarro y aspiras, aparece el autobús.
No falla, es matemático. Es un ritual de invocación a la línea de urbanos.
También podríamos crear un anexo a esta ley, y que es referente a los taxis. Aunque en este caso la relación causa-efecto es inversamente proporcional.
Cuanta más prisa tengas para ir a un sitio, menos taxis pasarán por delante de ti libres (porque ocupados pasan un montón, tal vez para aumentar tu nerviosismo y minar tu moral)

Y si alguien se atreve a rebatirme alguna de estas dos leyes, que me lo diga y se la demostraré in situ.

No quería despedirme sin hacer referencias a las teorías de ese gran genio moderno que es Barney Stinson, y en especial a la Diagonal Vicky Mendoza, que dice que cuanto más buena esta una chica, más loca está.
O la Ley Limón, por la cual a los 5 minutos de quedar con una chica, puedes decidir acabar con la cita, sin tener que dar ningún tipo de explicación.
Legendaria!!
Todavía me queda mucho para poder llegar a esos niveles de profesionalidad.

Besos para ellas y un abrazo a los demás.
Se os quiere y lo sabéis.

(Visited 23 times)
LO IMPORTANTE ES PARTICIPAR
Y LA HISTORIA SE REPITE