FUERTES FORMALES Y GUAPOS

FUERTES, FORMALES… Y GUAPOS

El tema sobre el que voy a hablar no me pilla, ni mucho menos, de nuevas. La boda de la que acabo de llegar no era la primera ni la segunda a la que iba. ¡¡Ni si quiera la quincuagésima!! Pero como en esta vida uno no...