Domingo de no hacer nada.
Así que en el menú de hoy, de primero, poner la televisión de fondo mientras piensas en lo mismo que Ingrid Bergman en la última escena de “La reina Cristina de Suecia“, o sea, en nada. Pero con un pequeño cambio con respecto al resto de domingos, y es que en vez de poner canales de viajes en cualquiera de sus versiones, he puesto uno de los sueños de cualquier adolescente en los ’80 sin antena parabólica en casa: la VH1

Además, VH1 Classic, para que no haya dudas de lo que quiero ver, que no es otra cosa que todos los vídeos que por aquella época, y por motivos obvios, no era tan fáciles de ver más allá de los fragmentos que emitía Tocata, Rockopop, o programas del estilo, dentro de las listas de éxito semanales.
Será la crisis de los 40, la melancolía de Camilo Sexto, o lo que sea, pero qué buen rato he pasado –y aún estoy pasando, porque mientras escribo, lo sigo teniendo de fondo–.
Encima observo que muchos de los que por aquí están apareciendo, todavía siguen en activo a día de hoy. Lo que da aún más valor a una frase que escuché en Ochéntame otra vez, “No es que sea nostalgia, sino que eran temas muy buenos“.

Vuelvo así a algo sobre lo que he escrito ya otras veces, la calidad de la música de los ochenta.
En dicho programa mientras oía declaraciones de varias de las personas importantes de aquellos años, pensé que a lo mejor no era simplemente por nostalgia por lo que yo pensaba así, sino que efectivamente eran canciones muy buenas.
Y digo yo que los productores, directores de discográficas, locutores o pinchadiscos de los bares punteros de aquella época, algo de criterio tendrán, ¿no?
¿Diremos lo mismo dentro de unos años de muchos de los que hoy copan las listas de éxitos?

Comentaba Gistau en unos de sus artículos de opinión recientes, que el otro día apareció la tuna en no sé qué evento, y que eran todos talluditos ya.
Cómo no lo van a ser, si para poder ingresar en cualquiera de ellas se necesita, por lo menos, que se toque un instrumento. Y a día de hoy, tocar un instrumento conlleva esfuerzo y dedicación, y no se consigue, ni gratis, ni dando un botón en un programa de software… Qué cosas piden estos clasistas de la tuna!!

¿Cuándo vamos a empezar a hacer filtro con la música, y a llamar mierda a lo que lo es en vez de disfrazarlo como novedad, vanguardia o expresión artística rompedora?
Como buen castellano que soy, al pan, pan, y al vino, vino.

 

Besos para ellas y un abrazo para los demás.
Se os quiere y lo sabéis.

 

P.D.: como generalizar es malo, con esto no quiero decir ni que todo aquello fuese soberbio, ni todo lo que se hace ahora, purría. Sólo quiero daros material para que cada uno saque sus propias conclusiones.

(Visited 78 times)
CERILLAS
Y SI NADA SALE, DISFRUTEMOS LO POSIBLE