DOS ORILLAS

DOS ORILLAS


¿Cuándo sabes que te lo has pasado bien en un concierto?
Cuando al acabar sales cantando.
Cuando sales cantando la última canción que os oído allí, claro. Si sales cantando el himno del Atleti, igual deberías de dejar de tomarte el fútbol tan a pecho.

Y esto me acaba de suceder hoy tras presenciar “el mayor espectáculo del mundo” a cargo de Dos Orillas. He salido cantando “Adiós a la Orillera” (y no el himno del Atleti).
Espectáculo que hemos visto con algo más de un año de retraso. Pero cuya espera ha valido la pena, porque ha sido un disfrute, una gozadera, una hemorragia de placer. Por las canciones, por la interpretación, por la dirección musical, por el show completo.

Disfrute por nuestra parte, y por la suya. Porque según les veía, pensaba en lo bien que se lo estaban pasando ellos. Casi mejor que nosotros, sin duda. Y eso se nota, porque trasmiten más aún los sentimiento que provoca la música.

Para ser honesto, os diré que este post fue sugerido por uno de los integrantes de tan ilustre coral. Y cuya única condición era que fuese honesto con lo que escribía.
Por supuesto acepté dicha cláusula, entre otras cosas porque no sabría hacerlo de otra manera. Y es que esa es una de las grandes ventajas de escribir sin el paraguas de nadie que dicte ninguna línea editorial. Puedes escribir lo que te dé la gana sin miedo a perder ese paraguas que te cubre y te protege.

Repertorio completo, con canciones propias y ajenas. En una selección que denota muy buen gusto y buen hacer.
Y entre medias pequeñas piezas cómicas que bien podrían configurar un espectáculo por ellas mismas (glorioso ese duelo entre Puccini y Donadoni. Entre Donizzeti y Baressi. Entre la tarantella y la carbonara. En definitiva, entre Agus y Bruno, que son dos monstruos escénicos, que han arrancado las risas del público (mucho Sanjo corre por sus venas).

Muchas tablas había encima de ese escenario. Muchas tablas, y muchas horas de ensayos, probablemente robadas de la vida diaria de todos y cada uno de ellos.
Se nota que no son nuevos, y casi todos se conocen de la época de “La Imperial, Leguleya y Trasegadora Tuna de Derecho de Valladolid”. Ese compadreo no se consigue de un día para otro.

En definitiva, y para no alargarme en demasía, decir que, como se advierte al principio de la gala, esta noche he hecho un viaje “para recorrer los parajes más recónditos de nuestra música... Esa música que son emociones, sentimientos, momentos de nuestra vida como aquel primer beso”.
Viajes así, y más en los tiempos que corren, cuando quieras y las veces que haga falta.

Gracias, Dos Orillas.

 

Besos para ellas y una abrazo para los demás.
Se os quiere y lo sabéis.

 

P.D.: he de decir que en un momento de mi vida tuve una invitación para ser integrante del grupo. Pero mi azarosa vida nocturna me lo impidió, dado que no hubiese podido cumplir con los compromisos que conllevaba. Hoy, al verles sobre ese escenario del Teatro Zorrilla, he sentido una sana envidia y también una pequeña pena por no estar yo también allí. Quizá en otra ocasión, que la vida da muchas vueltas.

(Visto 303 veces)

Comparte este post

Comments (8)

  • Agus Reply

    Muchisimas gracias por venir a vernos, amigo, y nos alegra que disfrutaras con nosotros de esta noche mágica en el Teatro Zorrilla.

    Cuando la gente se va con la sensación de que “han pasado casi dos horas y parece que acaba de empezar” es que algo hemos hecho bien. Y parece que ese fue el sentir general ayer.

    En estos momentos es más importante que nunca hacer desconectar al público de la realidad diaria. Es casi terapéutico. Y en esas estamos.

    Gracias de nuevo

    15/12/2021 at 8:17 am
    • Paty Varela Reply

      Muchísimas gracias a vosotros por este rato tan agradable que nos hicisteis pasar.
      Y es que justamente esa es la sensación. Sensación de brevedad por encanto.
      Y no es porque queramos desconectar, que un poco también, sino porque conseguís que disfrutemos desde el primer momento al último.
      De nuevo, enhorabuena, Agus!!

      15/12/2021 at 8:24 am
  • Palo Reply

    Qué buenos son los conciertos y cómo los echábamos de menos. Se nota que tanto los espectadores, como los artistas, estamos necesitados de conciertos… ¡Ambos bandos lo damos todo!

    P.D.: ¡Me encantaría verte sobre los escenarios!

    15/12/2021 at 8:21 am
    • Paty Varela Reply

      Muchas ganas tenemos todos, desde luego. No había más que ver el llenazo de ayer en el teatro.
      Hay ganas de vivir, Palo. Pues buenos somos nosotros, los “fanes”!!
      En referencia a los escenarios, no sé si el futuro me volverá a dar esa oportunidad, dado que ya me la dio en el pasado. Pero descuida, que si lo hago, estarás cordial, y oficialmente, invitada.

      15/12/2021 at 8:27 am
  • Jean Paul da Hora "Tigre de Ipanema" Reply

    Ayer varias personas que no conocían el espectáculo me comentaron lo rápido que se les había pasado el tiempo y eso es lo mejor que te pueden decir cuando terminas un show. Muchísimas gracias por tus palabras que a mí personalmente me alienta a seguir trabajando duro para disfrutar y hacer disfrutar con nuestro arte.

    15/12/2021 at 10:12 am
    • Paty Varela Reply

      Que tenga al “Tigre de Ipanema” aquí es para mí un auténtico honor!!
      Grrrrrrr
      Gracias por hacernos pasar un rato tan agradable, en lo musical y en lo humorístico.

      15/12/2021 at 10:17 am
  • Jaime Reply

    Son muy grandes. Y vestidos de solera 😍

    15/12/2021 at 12:29 pm
    • Paty Varela Reply

      Lo sabía, lo sabía. He visto alguna foto donde lo decían.
      Bravo, Torero!!!

      15/12/2021 at 12:34 pm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MÁS COLUMNAS