PROPÓSITOS PARA 2023 (O NO)

PROPÓSITOS PARA 2023 (O NO)

PROPÓSITOS PARA 2023 (O NO)


¡Qué de buenos propósitos han llegado hoy lunes!
Se nota que acabamos de empezar el año, y las ilusiones aún están intactas.
Ya las irá destrozando, de manera inmisericorde, el paso del tiempo. Pero hasta que esto suceda, aprovechemos ese estado de buena esperanza que sólo tienen las embarazadas y los optimistas el 1 de enero.

Atrás quedó la Navidad, guardada en cajas, esperando a ser salvada de nuevo, en aproximadamente 11 meses.
Ahora es tiempo de génesis. De una génesis que nos llevará a esa vida mejor que hemos trazado en nuestra cabeza, y que tan bien encaja en las nuevas actitudes (y aptitudes) que nos hemos propuesto adquirir para formar a nuestro nuevo yo.
Esta vez el de 2023, en vista que el nuevo yo de 2022 se pareció demasiado al de 2021, y que no nos gustó demasiado. Quizá porque se parecía al de 2020, que tampoco fue la versión que habíamos previsto, en vista de la beta que lanzamos en 2019, tras las investigaciones que llevamos a cabo en 2018…

Pero el nuevo yo de 2023 va a ser el bueno. Y quién se atreva a decir lo contrario se las verá conmigo, extramuros, a la salida del sol del próximo domingo. Se ruega asistir con padrino de confianza, por lo que pudiera pasar. Florete o pistola, a elegir.
Bueno, o mejor el sábado, que no procrastinar está en la lista de buenas intenciones.

Me he propuesto sacar de mí aquello que me sobra y me hace mal.
De momento los kilos que me han otorgado, por la gracia de Dios, los roscones que han hecho las monjitas de no sé qué convento que los hacen muy bien. Un placer divino, que al convertirse en terrenal, torna en castigo infernal.
A partir de hoy, el chocolate, en jícara.

Por ahora, con quitarme eso de encima me conformo. Para cosas más serias esperaremos que avance un poco el año, dado que todavía no tengo claro contra qué o quién me voy a enfadar esta vez.
Quizá deba volver a Twitter para buscar objetivo. Seguro que allí los encuentro con una cadencia de dos o tres por hora.
Cuando les preguntan a las misses en los concursos por sus deseos y añoranzas, ¿ninguna pide la paz en Twitter?
Estaría bien. Y sería, cuanto menos, original.

Además va a ser muy necesario, dado que en este 2023 va a haber elecciones. Y a falta de una, habrá dos.
¿No querías sopa? Pues toma dos tazas. No va a haber quien pise un red social de abril hasta diciembre.
¿En Tik-Tok ya se sacan los ojos unos a otros por temas políticos y sociales? Incido en el YA, porque si no es así aun, lo será. Vivimos en una sociedad tan enfrentada que ya no concibo que por casi cualquier cosa haya discusión en vez de debate. Como vi el otro día en un meme, “El roscón, ¿con o sin cebolla?”.
Algún día alguien hará tábula rasa con nosotros, porque no habrá quien nos aguante. Seremos los dinosaurios de dentro de unos millones de años, y nos identificarán con algún nombre técnico, más allá de homo sapiens. Lo cual dejará claro que de “Sapiens”, lo justito.

Tengo más objetivos en cartera, pero no es plan de resolver todo en este mi primer lunes laboral de 2023. Me quedaría sin alicientes para el resto del año, y no tendría más remedio que refugiarme en el duro trabajo.
Pero también me he propuesto dejar de decir mentiras piadosas…

 

Besos para ellas y un abrazo para los demás.
Se os quiere y lo sabéis.

(Visto 107 veces)

Comparte este post

Comments (5)

  • Palo Reply

    Guau. No había pensado en los futuros conflictos políticos que se avecinan (y se suman a los que ya hay) en Twitter ¡Qué pereza! Yo ya estoy enfangada, pero a ti ni se te ocurra volver, eso mejor déjalo como propósito para 2024…
    Comparto contigo el propósito de eliminar los kilos adquiridos gracias a /por culpa de los roscones (en realidad los adquirí en verano, pero bueno, mejor echarle la culpa al roscón), por lo demás, creo que no lo estoy haciendo mal (¿se nota que no tengo abuela?), así que ya iremos viendo a medida que transcurra el año qué nuevos retos nos vamos poniendo… Si me los pongo todos de golpe ¡me agobio!

    10/01/2023 at 8:23 am
    • Paty Varela Reply

      Sí, sí. Lo de volver a Twitter yo creo que lo vamos a dejar para 2024, que este año no sería el mejor para hacerlo. O si lo hago, tendría que tener más restricciones que un adolescente castigado.
      De todas maneras, y aunque no lo haya puesto, el propósito estrella de este año es ver triunfar a cierta autora, amante de la cerveza…

      10/01/2023 at 9:27 am
  • Eva Reply

    Comparto el propósito de los kilos… aunque lo mío es un poco más fácil, que ya me he venido a Alemania y no hay tantas cosas buenas… jajajaja. Las últimas semanas he comido como un oso para hibernar en el duro invierno germano. Así que viviré del recuerdo de los cientos de croquetas, tapas, chuletones, pescado, roscones y cosas ricas que me he zampado sin remordimientos.
    Y como propósito mío este año es seguir haciendo lo que me dé la gana sin importarme lo que piensen o digan los reventados y envidiosos sin vida… que me tienen harta.
    Y seguir leyendo tus fabulosos artículos!
    Besos!

    10/01/2023 at 9:59 am
    • Paty Varela Reply

      Jajajajajajajaja
      Y que se fastidien los envidiosos sin vida!!
      Por cierto, estas navidades he rescatado un hit de antaño que desconocía, y que creo que tu también conoces. Es una canción de Dover que se llama “Esther Antolín”.
      Muchos besos, Evita!!

      10/01/2023 at 10:49 am
  • Eva Reply

    JAJAJAAJAJJA!!! Esther Antolín de Dover es lo más!!! JAJJAJAJAAJ Me parto!!! Me la canté a grito pelado el último día…

    10/01/2023 at 11:03 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS COLUMNAS