SENTADO EN LA PLAZA DEL CORRO

SENTADO EN LA PLAZA DEL CORRO

SENTADO EN LA PLAZA DEL CORRO


“La de horas que me he pasado en la Plaza del Corro sin hacer nada, sólo por el placer de estar sentado disfrutando de la vida”, se lo decía el otro día a un amigo que estaba allí en ese momento.
Y pensé en esta frase como epitome de la felicidad que se encuentra en la sencillez.

Sentarse durante horas, sin hacer nada, y no sentirte culpable por ello. ¿Hay algo mejor que eso?
Vale, es un pregunta retórica. Pero me entendéis.

Con la llegada del verano siempre me vienen a la mente recuerdos de juventud como éste.
De esa época en la que vivíamos tan bien (aunque no lo sabíamos) que no teníamos ni preocupaciones.
Con días de los que se enlazaban unos con otros gracias a noches eternas, que hacían de nexo de unión, como si fuesen el último capítulo de una novela y el primero de su continuación.

Noches eternas, veranos eternos, eternos nosotros.
Éramos jóvenes con la testosterona a más volumen que el Marshall de Jimmy Page, y cuerpos de surfista australiano.
¿Dónde estás? Quiero verte.
Cada día era una nueva y excitante aventura.

Este verano, lo más excitante que me ha traído es que he empezado a ver de nuevo Mad Men, con la ilusión de qué nueva Epifanía se me mostrará al finalizarla. Dado que siempre descubro algo nuevo en cada reposición.
Esto, probablemente se deba a que con el paso del tiempo mi personalidad cambia y por ello aprecio distintos matices cada vez. No tiene más misterio, por más que lo quiera pintar con un velo de misticismo.
De momento me he dado cuenta que en uno de los encuentros de Don con la beatnik Midge, escuchan Sketches of Spain de Miles Davis.

Otra de las pocas cosas reseñables que he hecho estos días ha sido descubrir una versión de “El equilibrio es imposible”, cantada por Coque Malla.
Me sigue gustando más la que cantó Vega, a piano, hace ya muchos años.

Hablando de música, me ha dado por pensar que desde los años 80 hasta que se pusieron de moda otra vez (primeros de los 2000) ha pasado menos tiempo que desde el propio año 2000 hasta ahora.
¿Recuperaremos a El Canto del Loco y La Oreja de Van Gogh? ¿Volveremos a oír en los bares a Pignoise, Despistaos, La Quinta Estación o Amaral? De Pereza no digo nada, porque nunca lo han dejado de hacer.
Creo que voy a desempolvar la mesa de mezclas y voy a grabar una sesión para dar el primer paso. Siempre me dio por ser creador de tendencias.

Uffff, me he desviado tanto del tema, que ahora no sé si iba a escribir de Comillas, de la felicidad, del verano, de la juventud, o de la música de principios del siglo XXI.
Además está sonando de fondo “Si te vas” de Extremoduro, y mientras la canturreo me doy cuenta que estoy más cerca de confirmar que es temazo de amor que de retomar el hilo del post.

Así que creo que lo voy a dejar aquí, que ya bastante batiburrillo he creado para ser un día cualquiera, y no saber qué hora es.

 

Besos para ellas y un abrazo para los demás.
Se os quiere y lo sabéis.

(Visto 147 veces)

Comparte este post

Comments (4)

  • Maria Reply

    Ves como en mi 41 cumpleaños, el año que viene , estarás pinchando……

    26/06/2022 at 4:33 pm
    • Paty Varela Reply

      Jajajajajajajajaja
      No pierdes la esperanza, ¿eh?
      Pero me temo que eso no va a suceder María. Lo siento.

      26/06/2022 at 4:36 pm
  • Palo Reply

    La plaza del Corro!!! Comillas!! Yo
    También he pasado ahí veranos (e incluso algún puente de diciembre)… que maravilla! Este verano igual repito;
    mi mejor amiga veranea ahí desde enana (por eso he ido tanto) y me ha contagiado un poco el enamoramiento…

    28/06/2022 at 1:08 pm
    • Paty Varela Reply

      Unos treinta años me acogió Comillas durante sus veranos.
      Aunque desde hace un par de ellos, ya no tengo casa adonde ir. Así que cual amante despechado, la abandoné.
      Quién sabe si algún día habrá reencuentro… Nunca se portó mal conmigo, y siempre podré irme al Hostal Esmeralda!!
      Lo malo es que allí, de Surfer Girl, no vas a poder ejercer!!

      28/06/2022 at 1:21 pm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MÁS COLUMNAS