AHORA QUE DE CASI TODO HACE YA SIETE AÑOS

DE CASI TODO HACE YA SIETE AÑOS

AHORA QUE DE CASI TODO HACE YA SIETE AÑOS


La frase de Gil de Biedma habla de veinte. Pero a mí me conviene más siete, que son los años que han pasado desde que se emitió el último episodio de Mad Men.

Sí, esa serie de 92 episodios de más de 40 minutos cada uno, que estoy dispuesto a ver cada poco tiempo, solo por el placer que me producen sus últimos 2 ó 3 minutos.
Por supuesto, vista de principio a fin, y sin saltarme nada que haga que la linea argumental pierda su significado.
Las cosas importantes de la vida no hay que hacerlas con prisa. ¿Para qué?
Increíble placer el que me produce verla.

Placer como el de muchas otras cosas que desdeño últimamente con suma facilidad, como estar en bares, por ejemplo.
Ya no para poner música, no. Simplemente estar.
Apoteósico reencuentro generacional el del pasado fin de semana, por cierto. “Eres un punto de encuentro” me dijeron. “Cuando haces algo, sabemos que si vamos, veremos a mucha gente de la que nos gusta ver”.
Me convertí en la Plaza Zorrilla. En el Km. Cero de la Puerta del Sol. Fui Times Square.

Vuelvo a Mad Men.
La primera vez que la vi quise ser publicista, como me imagino que cualquiera que la viese por primera vez, y tuviese cierta tendencia a dejarse llevar por la imaginación.
Lo más cerca que estuve fue al trabajar en una agencia en la que aprendí mucho de ellos. Y quiero pensar que ellos de mí aprendieron, por lo menos, lo bien que sienta el whisky solo.

Uy, el whisky. Lo que lo echo de menos.
Es otro de esos placeres que desdeño. En este caso, sin tanta facilidad y por prescripción médica –al igual que el tabaco–.

De este último, no quiero saber nada.
Con el primero de vez en cuando quedo en Crossroad para hacer un pacto, como los bluesman. A cambio de que me embriague, y nunca mejor dicho, con su sabor, le cedo mi alma durante unas horas.
Una embriaguez velada. De las que te permiten mantener conversaciones interesantes.

Qué pena que ya casi no tenga de éstas. Producto de no socializar como es debido.
Así que vuelvo al primer desdén. Ir a bares.
Debería volver a ir a bares para ser punto de encuentro de gente interesante. Gente interesante de la que gusta ver. De la que bebe whisky que les embriaga veladamente.

Y quién sabe si de aquí en siete años, volveré a publicar un post en el que anuncie que se cumplen catorce años desde la emisión del último capítulo de Mad Men. Esa serie que veo de vez en cuando sólo por ver sus últimos 2 ó 3 minutos.

 

Besos para ellas y un abrazo para los demás.
Se os quiere y lo sabéis.

(Visto 117 veces)

Comparte este post

Comments (4)

  • Curi Reply

    Te queremos Varela

    17/05/2022 at 11:56 pm
    • Paty Varela Reply

      Jajajajajajajaja
      Igualmente, Torero!!

      17/05/2022 at 11:59 pm
  • Palo Reply

    jajajaja, yo no me quiero ir 20 años atrás porque me siento MUY SEÑORA. Mucho mejor pensar en ‘solo’ 7 ¿Sabes que no he visto Mad Men? Creo que me encantaría, pero ahora ya me da pereza engancharme a series tan largas… no sé, será la edad!

    18/05/2022 at 8:04 am
    • Paty Varela Reply

      Ya lo decía Rocío Jurado, cuando una amiga le propuso ver Mad Men: “Ahora es tarde, Señora”.
      A mí me ha pasado igual con unas cuantas que ya me da pereza empezar, como Breaking Bad o Los Soprano. Otras cosas interesantes habremos hecho a cambio, ¿no?

      18/05/2022 at 8:09 am

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MÁS COLUMNAS