ESTUDIOS DE LA UNIVERSIDAD DE OHIO

ESTUDIOS DE LA UNIVERSIDAD DE OHIO

ESTUDIOS DE LA UNIVERSIDAD DE OHIO


Llevo unos días dándole vueltas una noticia que he visto en el telediario.
“Beber en exceso, encoje el cerebro”

Partimos de la base que eso es malo.
Aunque alguno pensará que estando el tema de la vivienda como está, cuanto menos espacio ocupemos, mejor. Y claro, desde ese punto de vista, sería algo positivo.
Pero enfoquémoslo desde un punto de vista negativo.

Entonces, ¿me están diciendo que hay un grupo de señores –presumiblemente científicos– que se dedican estudiar estas cosas?
Aunque también puede que el estudio lo hayan hecho los de Demoscopia, esos que hacen las encuestas en las elecciones. Por lo tanto el valor del dato es nulo, o incluso negativo.

¡Con lo fácil que es coger un expediente académico!
Por que, vamos a ver, que cada uno haga memoria y piense cuando bajó su rendimiento intelectual… (a algunos os llevará más tiempo que a otros, con lo que estaréis dando los primeros síntomas del estudio).

Claramente hay tres.
Cuando empiezas a salir. Tu primer año de Facultad. Y cuando te haces amigo de esa panda de amigos golfos con la que tan bien te lo pasas –haciendo caso omiso a la novia, que te recomienda que sigas saliendo con los amigos de catequesis. Lo cual te permitiría poder estar con ella los días que no sales sin tener que ponerte palillos en los párpados–.

Sí amigos, sí. En esos tres momentos, tu cuerpo por algún extraño motivo, te pide que le des de beber un poco más de lo habitual, y por lo tanto tu rendimiento académico disminuye.
Puede ser como resultado del encogimiento del cerebro, o porque vas a los exámenes con unas castañas que no lees ni las preguntas.

O sino, porque irnos tan lejos. ¿A ver qué domingo piensas con claridad?
Habitualmente al chino le pides pizza. Y cuando tienes una de esas entretenidas charlas telefónicas dominicales, estás más tiempo pensando en los nombres de las personas de las que estás hablando o en los sitios donde estuviste, que en la conversación en sí.

Se nota que esos científicos salen poco y el concepto de vámonos de cañas, no lo comprenden. Por lo tanto tiene que ponerse a hacer estudios a los cuales llegaríamos cualquiera de nosotros.

Así que queda claro que beber encoge el cerebro.
Sólo espero que no hacerlo no implique que crezca, porque sino a estos señores les va a estallar la cabeza.

 

Besos para ellas y un abrazo para los demás.
Se os quiere y lo sabéis.

(Visto 13 veces)

Comparte este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS COLUMNAS