mayo 2017

Ha empezado a llover con ganas, y he sentido la imperiosa necesidad de salir a la terraza a ver tal acontecimiento meteorológico. Me apetecía oír la lluvia golpear los tejados; y oler el cielo. Y ver refulgir los relámpagos y notar