Blog

Estaba el otro día en el hospital cuidando de mi mami (cuya "puesta a punto" ha sido completamente satisfactoria, por cierto), cuando me pongo a ojear una revista de moda de esas molonas, que son más gordas que el Almanaque de Agromán que le mandaban a mi padre cada año, y llego a una página donde estaba él, sentado de espaldas , seguro que esperando a alguna de las mujeres de su vida que varias veces nos ha descrito en sus relatos. Sí, señores, allí estaba El Guardian.