Post

Como decía la cabecera del mítico fanzine ochentero, Madrid me mata, y a pesar de todo, me encanta. Porque siempre me recibe con buen tiempo. Porque pasear por sus calles es un placer difícilmente explicable. Porque disfrutar de unas cañas en cualquiera de

Estoy viendo el DVD de The Dance de mis nunca suficientemente idolatrados Fleetwood Mac –y todo por haber caído de nuevo en la versión que hacen Morgan de The Chain (ver aquí)–. Como aquí hemos venido a jugar, me pongo a