Copas

No soy yo contrario a adoptar costumbres de otros países y culturas. De hecho, creo que soy bastante aficionado a las americanas en concreto. Y sobre todo, las referentes a comida.

De hecho, de siempre me llamó la atención el brunch, y esa cualidad que le veía de calmar los desasosiegos que se puede tener una mañana de domingo si has tenido un "mal despertar". Sus huevos benedictinos, su bacon churruscante, su Bloody Mary bien cargadito, y cualquier cosa grasienta que se te pasese por la cabeza a esas horas.

Pero hoy, justamente hoy, al leer una cosa al respecto, me ha embargado de pronto un sentimiento patrio que me ha llevado a pensar algo... Esto ya lo hacía yo desde los 16 años!!! Eso sí, a mi modo. Y me explico.