Bares

Os voy a contar una historia. Anoche, después de trabajar, me apetecía tomar algo, pero no encontré con quién. Así que me fui a casa, no sin cierta pesadumbre. Fue entrar por la puerta, y pensé: – ¡Qué demonios! Si me quiero tomar