Post

SIEMPRE QUE ABRAS TUS LIBROS VIEJOS DEL COLEGIO

SIEMPRE QUE ABRAS TUS LIBROS VIEJOS DEL COLEGIO

Desde aquella cinta de cassette blanca que trajo mi hermano Mario de extraperlo a casa, y que contenía "Hombres G", hasta "La esquina de Rowland", que llegará a casa D.m. en unos días, muchas cosas han pasado. Cosas buenas, menos buenas, y regulares, porque así es la vida y ese es su encanto. Y entre las primeras,...

MIS CANCIONES: CONTRA LAS CUERDAS

Contra las cuerdas me recuerda a mis últimos años en cabina. A Caruso. Al Molly en Ferias. A Marta. A Mariló en los cierres de Dadá. Al Farolito, subido en una tarima bajo el diluvio universal, pero con la gente sin moverse un palmo de la calle a pesar de estar calándose; mientras ellos y yo,...

SHHHHHHHHHH

SHHHHHHHHHH

Partiendo de la base de que soy una persona a la que le gusta hablar, y que mi tono de voz no es precisamente bajo, también puedo decir en mi descarga, que lo sé modular cuando las circunstancias lo requieren. ¿Por qué digo esto? Porque en mi viernes de anacoretismo, me he venido a uno de mis...

GUIRI DE INTERIOR

GUIRI DE INTERIOR

El menda, que es un intrépido, había decidido que sus escasas vacaciones las iba a pasar en Madrid. Estaba dispuesto a convertirme en un turista poco accidental que quería intentar paliar la falta de alemanes e ingleses en este verano de 2021. Porque aunque uso naúticos Camper en vez de chanclas, y visto con camisa en vez...

LA JUVENTUD

LA JUVENTUD

Hacerse mayor es darse cuenta de lo que cuesta agacharte a recoger algo que se ha caído al suelo. He estado viendo La Juventud, que es esa grandísima película de Sorrentino, que si bien no cuenta con la fama de La Gran Belleza, no creo que tenga que desmerecer lo más mínimo con respecto a ella. Es...

MI 7º ARTE: ET EL EXTRATERRESTRE

MI 7º ARTE: ET EL EXTRATERRESTRE

Madrid, Navidad del 82. Entre 30 y 40 Varelas (sí, somos muchos) ocupamos varias filas de un cine de Gran Vía. El motivo no es otro que ver E.T.. Que en ese momento era la película del año, y que luego demostró que fue la de ese, la del siguiente, y la de muchos más. Valladolid, julio de...

HISTORIAS DE UNA CABINA: LIVINGSTONE

HISTORIAS DE UNA CABINA: LIVINGSTONE

Hacía mucho que no escribía un capítulo de esta serie. Así que este domingo, que coincide con el día más feliz del año, me ha parecido un momento estupendo para hacerlo. Y qué mejor que sobre el bar que tantas alegrías me dio, y me definió definitivamente como pinchadiscos, tras varios años en los que alternaba...

CALIENTA, QUE SALES

CALIENTA, QUE SALES

Las historias tienen un principio y un final, y así deber ser. Estirarlas en demasía las convierte en aburridas y las hace perder el interés. Así que os diré que, por fin, volví. Y con ello volví a disfrutar de muchas cosas que hacía tiempo, demasiado, no disfrutaba. El bullicio de la calle. El tañido de las campanas a...

SORPRESAS DE UN FESTIVO

SORPRESAS DE UN FESTIVO

Los días festivos me gustan porque no se rigen por las reglas de la cotidianidad. Pueden traer la mayor de las algarabías o el más grande de los tedios. Convertirse en manuales de actividades sociales o ser una clase magistral de "Cómo convertirse en un gato de escayola". Hoy, el mío (el nuestro, si eres vallisoletano), traía...

YA NO PERSIGO SUEÑOS ROTOS

YA NO PERSIGO SUEÑOS ROTOS

Escribo esto pulsando con delicadeza, casi con mimo, las teclas de mi nuevo portátil. Tras una espera de 10 días, que me llevó a pensar que se habían ido a buscarlo al mismísimo Cupertino, por fin me ha llegado. Con paciencia, por aquello de que primero la obligación que la devoción, hasta hace un rato no he...

OBITUARIO (QUE NO ELEGÍA)

OBITUARIO (QUE NO ELEGÍA)

Es definitivo. La sociedad –o mejor dicho, mi sociedad– ha cambiado. Una de mis mayores creencias, junto con el catolicismo y el Real Madrid, ha llegado, para mí, a su fin. Hoy, unos "conocidos grandes almacenes", no han sido capaces de entregarme  (ni de darme una explicación de por qué no) una cámara de fotos que compré hace...

#WOODYALLEN

#WOODYALLEN

Desde que puedo recordar, mi ordenador de sobremesa siempre se ha llamado "Woody". Y desde que compré mi primer portátil, tenía meridianamente claro que su nombre iba a ser "Allen". En una época en la que es muy fácil renegar de él –por causas que no me incumben, y sobre las que otras personas más preparadas...